domingo, 24 de agosto de 2008

Los Tigres del Norte

Escribo esto hoy aun a riesgo de no dormir apenas esta noche, porque mañana iré al concierto de M-Clan (todavía no sé si sola o acompañada, no importa) y si no se me acumula la faena

Me he jodido un pie así que he vivido un concierto condicionado completamente por ello. He lamentado profundamente no estar al 100 % (o menos también me servía) para bailar con alguno de los maromos que me rodaban o bien ir con gente para hacer el idiota. Pero la verdad, es que las personas que hubiesen venido conmigo (si, guapo, tú que me conoces a la perfección y sabes cómo actuar conmigo) están muy alejadas tanto físicamente como mentalmente de la Expo. La verdad es que el concierto ha estado muy bien y en la medida de lo posible he disfrutado mucho (aunque he echado de menos bailar, es que un concierto de rancheras no puedes verlo como un pasmarote, tienes que entrar en su dinámica y vivirlo realmente)



Salieron de San Isidro,
procedentes de Tijuana,
traian las llantas del carro
repletas de hierba mala,
eran Emilio Varela,
y Camelia, la Texana

Pasaron por San Clemente
los paró la emigración,
les pidió sus documentos,
les dijó: ¿De donde son?
Ella era de San Antonio,
un hembra de corazón.

Una hembra si quiere un hombre,
por èl puede dar la vida,
pero hay que tener cuidado
si esa hembra se siente herida,
la traición y el contrabando...
son cosas incompartidas.

A Los Angeles llegaron,
a Hollywood se pasaron,
en un callejón oscuro
las cuatro llantas cambiaron,
ahi entregaron la hierba...
y ahi también les pagaron

Emilio dice a Camelia:
Hoy te das por despedida,
con la parte que te toca
tu puedes rehacer tu vida,
yo me voy pa` San Francisco,
con la dueña de mi vida

Sonaron siete balazos,
Camelia a Emilio mataba,
la policìa sòlo hallò
una pistola tirada,
del dinero y de Camelia...
Nunca mas se supo nada



Dicen que venian del sur
en un carro colorado
traian cien kilos de coca
iban con rumbo a Chicago
asi lo dijo el soplon
que los habia denunciado

Ya habian pasado la aduana
la que esta en El Paso, Texas
pero en mero San Antonio
lo estaban esperando
eran los rinches de Texas
que comandan el condado

Una sirena lloraba
un emigrante gritaba
que detuvieran el carro
para que lo registraran
y que no se resistieran
porque si no los mataban

Surge un M-16
cuando iba rugiendo el aire
el faro de una patrulla
se vio volar por el aire
asi empezo aquel combate
donde fue aquella masacre

Decia Lino Quintana
esto tenia que pasar
mis companeros han muerto
ya no podran declarar
y yo lo siento sheriff
porque yo no se cantar

De los siete que murieron
solo las cruces quedaron
cuatro eran del carro rojo
los otros tres del gobierno
por ellos no se preocupen
iran con Lino al infierno

Dicen que eran del Cantil
otros que eran del Altar
hasta por ahi dicen muchos
que procedian del Parral
la verdad nunca se supo
nadie los fue a declarar



La Jaula de Oro - JULIETA VENEGAS

Aqui estoy establecido, en los Estados Unidos 10 años pasaron ya,en que cruse de mojado,papeles no arreglados,sigo siendo un ilegal.Tengo mi esposa y mis hijos que me los traje muy chicos y se han olvidado ya de mi México querido del cual yo nunca me olvido y no pueedo regresar.
De que me sirve el dinero si estoy como prisionero dentro de esta gran nación cuando me acuerdo hasta lloro que aunque la jaula sea de oro no deja de ser prision.
Mis hijos no hablan conmigo otro idioma han aprendido y olvidado el español piensan como americanos niegan que son mexicanos aunque tengan mi cooolor.
Casi no salgo a la calle pues tengo miedo que me allen y me puueedan deportar
De que me sirve el dinero si estoy como prisionero dentro de esta gran nación cuando me acuerdo hasta lloro que aunque la jaula sea de oro no deja de ser prision.