miércoles, 24 de septiembre de 2008

Un día raro, raro

Ultimamente la gente me está sorprendiendo cada vez más y más... Tal vez sea que yo, por mi reveladora conversación del domingo, esté más alerta pero...

Bueno, ha habido una barbacoa otra vez en casa de Chus, a la que yo he ido después de pasarme a por mi finiquito (me siguen debiendo horas desde junio). Hemos estado los de siempre, alguno más, alguno menos...

Bien, os aseguro que todo el mundo ha empezado a preguntarme que qué tal estaba... Igual han sido 4 o 5 personas. ¿Y eso? Ni idea, os lo aseguro. Y no es cosa mía, de hecho el chaval que estaba sentado conmigo ha llegado ha preguntarme si me había pasado algo, porque no parecía muy normal la cosa... Ya le he dicho que nada que yo supiese, es que si tuviese novio era como para pensar que todo el mundo sabía que era una cornuda menos yo. También, está el hecho de que alguna persona ha estado más cariñosa conmigo de lo que suele estar, pero vamos, lo raro es lo de las preguntas y me ha sorprendido algo.

Pero esto lo digo en plan bueno, no me rallo ni nada por el estilo, que conste, sólo que me chocaba el asuntillo.

Quitando eso, lo típico de estas barbacoas, gente espatarrada en plan tranquilo, comiendo y escuchando música. Vamos, una buena tarde, y mucha mejor de la que me hubiese esperado de no haber tenido que haber ido hoy a por el finiquito pues tenía una bonita clase.

____________________________________

ESCUCHANDO: El santo de la tía Juliana (Beny Moré) (Escucho de todos los estilos musicales, eso no lo dudeis, de rock duro hasta este tipo de cosas)

ESTADO DE ÁNIMO: Expectante