viernes, 29 de agosto de 2008

Cabreada

Resulta increible pensar cómo un mismo hecho te puede afectar dependiendo del estado de ánimo en el que te encuentres, sobre todo si se considera que el hecho en sí es objetivo, es lo que es y punto.

Hoy me he defraudado horrores con un par de personas de mi trabajo, personas en las que confiaba y con las que me he abierto más que con ninguna otra de ese maldito recinto que llaman Expo. No sé, hay cosas que debo saber, o al menos debería creo yo, porque si yo doy también me gusta recibir (como a todo el quisqui, creo yo). Ya de primeras he alucinado con la actitud de una de ellas, cuando ha llegado, lo que me ha hablado (o lo que se ha callado, más bien), como no me ha mirado a la cara (uy, si no me mira a la gente a la cara cuando le hablo mal asunto), vamos, su actitud en general. Bueno, he dejado el agua correr, quién sabe puede tener un mal día, puede estar contra el mundo en general y no contra mí en particular, ya conocemos todos cómo me puedo emparanoiar y no he querido dar más importancia al asunto. Aquí se ve claramente, como hoy mi actitud era otra, porque en otro momento me hubiese llevado a razonamientos del mundo contra mí y me hubiese dado el bajonazo y no simplemente como ha ocurrido quedarme "mosca" por el asunto.

Luego ya ha venido el flipe de la noche. Sin querer he escuchado parte de una conversación que me ha dejado muerta. A ver, cuando he visto por dónde iba la cosa me he apartado (si hubiese querido habría podido escuchar mucho más de lo que lo he hecho) pues si alguien me quiere contar algo que lo haga, no soy una metiche que va escuchando conversaciones ajenas (una bocas, puedo serlo, pero quieto parado...) Pero digo yo que si yo he puesto mi confianza en unas determinadas personas y no recibo lo mismo será porque la cosa no funciona reciprocamente, si no se da y recibe tal vez no sea la relación que yo pensaba que era, simple y llanamente, no voy a darle más trascendencia, ahora sé a qué atenerme y hasta qué punto puedo/debo dar de mí... Alguien alguna vez me dijo que yo era muy fría, y ya no me refiero a la barrera de hielo que suelo colocar a mi alrededor. Soy fría y no lo soy; soy fría porque me autolimito (y me cuesta horrores hacerla), porque no soy capaz de dar un poquito de mí, porque si me doy (ya sea una relación amorosa, de amistad, o del tipo que sea) me doy hasta el fondo, me implico horrores, no sé contenerme. Pues eso, que no sé si voy a ser capaz de limitarme con esas 2 personas, lo intentaré pero mucho me temo que no voy a poder dar nada de mí (visto lo visto, mejor nada que todo)

Ya no es el hecho unicamente de si hay o no hay confianza mutua para contarme según qué cosas, está el hecho de que hay información que me gustaría saber para darme cuenta de cómo debo actuar. No sé, a la gente le encanta hacer las cosas con cuanta más información mejor para saber a qué atenerse, no iba a ser yo diferente.

Quitando el choque con las 2 personillas estas he notado a la gente muy rara. No sé, algo me escama... Tal vez han comentado algo mío a mis espaldas, igual se han mosqueado por algo... Ni idea, yo tengo la conciencia tranquila, y si se quieren mosquear allá ellos.

Hoy he ido a la Expo de buen humor, sin sueños... (raro en mí), vamos, que la actitud la llevaba puesta de casa, tl vez por eso no he reaccionado de una manera lógica en mí. Todos sabemos que en otras circunstancias me habría dado un bajonazo, pero no ha sido así (mañana os cuento) más bien me he cabreado por ser la puta de la relación. Me da una rabia que no se confíe en mí con todo lo que he dado y el esfuerzo que me suponía, me da rabia que para unas cosas "Ana Cris mola" pero cuando hay que hablar de algo más profundo ya no, me da rabia que me pasen estas cosas cuando yo pensaba que andaba sobre seguro... La verdad es que no sé muy bien si mi reacción ha sido esta debido a mi coraza de hielo, al buen humor con el que he ido a la Expo o a que a base de ostias me he ido endureciendo. pero sea como sea por lo menos no estoy hecha mierda.

El día también ha tenido sus cosillas buenas... El chico que me llamó antipática creo que ya no lo piensa, de hecho he estado hablando con él buen rato esta tarde; he encontrado una persona nueva con la que tengo bastante complicidad; y hay alguien que todos los días me da la ración de cariño que necesito (cosa buena ahora que parece que me voy a alejar de las personas que me han defraudado)

Justo este fin de semana tengo un día extra libre y me voy a ir lejos de la Expo y de Zaragoza. La cosa no podía ser en mejor momento, me va a venir muy bien distanciarme de la Expo y su gente y replantearme las cosas bajo otro prisma y con la distancia de por medio; sin messenger, sin comunidades y sin nada de nada. A ver qué conclusiones y cómo vuelvo el martes.


PD: Ya os diré qué canción define mi día, que la hay fijo, pero ahora (tal vez por la hora) no me viene